jueves, 17 de marzo de 2011

El bisonte era considerado un ser sagrado con fuertes poderes



El bisonte era considerado un ser sagrado con fuertes poderes

ser sagrado



salvajes
Muchas veces Hollywood mostraron a los indios de las praderas como salvajes que atacaban sin razón al hombre blanco y producían terribles matanzas de niños y mujeres.


Pero la realidad, fue que los europeos acabaron con el modo de vida de los indios de las praderas tanto al exterminar, casi por completo, a los búfalos, su principal fuente de alimento, como al romper los pactos y tratados y ocupar las tierras donde ellos vivían y matarlos o expulsarlos de ellas.

Uno de estas son los indios los siouxes.


nativos
Los siouxes, también llamados dakotas, nakotas y lakotas, son una tribu de nativos americanos asentados en los territorios de lo que ahora son los Estados Unidos. Los siouxes eran uno de los tres grupos de siete tribus que formaban la Gran Nación Sioux que hablaban tres variedades lingüísticas de la lengua sioux, que incluía el lakota, santee y yankton-yanktonai.
El nombre sioux es una forma abreviada de «Nadouessioux», que fue tomada al francés canadiense como «Nadoüessioüak» a partir de un exónimo anterior de la tribu ojibwe, «na·towe·ssiwak», «sioux».

Los siouxes también han sido llamados dakotas por parte de antropólogos y el gobierno estadounidense en parte debido a que durante un tiempo se pensó que el término "sioux" tenía implicaciones peyorativas (se dijo que venía de serpiente en el idioma de los ottawa aunque investigaciones posteriores han descartado esta posibilidad).

respetuosos de la naturaleza,
Cuando se ha mostrado interés por conocer el modo de vida y las creencias de los nativos americanos, se ha visto que sus tradiciones eran muy respetuosas con la naturaleza y que transmiten una importante lección: cómo vivir en sintonía con el medio ambiente. Creían que todo lo que les rodeaba estaba cargado de poder sobrenatural. Los fenómenos atmosféricos, como los truenos, los relámpagos, la lluvia y el viento, eran personificaciones de espíritus. También los animales tenían su propio espíritu.


Wakan Tanka
Para los indios sioux todo esto formaba parte de un gran poder llamado Wakan Tanka; en cambio, los indios pawnee llamaban a su dios creador Tirawa, y decían que este había enviado a los fenómenos atmosféricos para que diesen forma a la tierra.
Muchos nativos americanos siguen practicando sus ceremonias en la actualidad y ese modo de entender la relación del hombre con la naturaleza les ha ganado un justo reconocimiento con el tiempo.







la danza del sol
Una de las ceremonias más importantes que celebraban los indios de las praderas era la danza del sol.  El ritual sioux comenzaba con la construcción de una cabaña, se cortaba un árbol que se colocaba en el centro del campamento y sobre él se ponían una serie de ofrendas. La danza duraba varios días, durante los cuales los bailarines daban vueltas al árbol mirando al cielo y sin tomar alimentos. Esto se hacia para solicitar poder de los espíritus. En un momento del ritual se colocaba un cráneo de bisonte entre los que danzaban y se cantaba lo siguiente:


la danza del sol
«iWakan Tanka, ten misericordia de nosotros!, ¡queremos vivir! Esta es la razón por la que hacemos esto. Dicen que viene una manada de bisontes; ya están aquí. El poder del bisonte viene a nosotros; ¡ya está aquí! (...) ¡Wakon Tanka, miranos! El más próximo a tos que andan en dos pies, el jefe de los que andan a cuatro patas, es tatanko, el bisonte. Aquí está su cráneo seco, al verlo sabemos que también nosotros nos convertiremos en cráneos y esqueletos y de este modo caminaremos juntos por el camino de regreso al Gran Espíritu (…). Aquí en la tierra, vivimos con el bisonte y te estamos agradecidos por ello, pues él nos da nuestro alimento y hace dichoso al pueblo, es nuestro pariente (.j. ¡Oh bisonte, tú eres la tierra!»

matanza de bisontes por los blancos
Los indios trataban al bisonte como a un pariente, de forma que el hombre blanco con sus absurdas matanzas aparecía ante ojos como un loco o como un hombre  codicioso que no tenía en cuenta las  consecuencias de sus actos y no entendía el equilibrio de la naturaleza y sus reglas, aunque es sabido que las matanzas de búfalos justamente se hacían para matar de hambre y debilitar a los indios, y por lo tanto una terrible lógica.
El bisonte era considerado un ser sagrado con fuertes poderes y el mensajero de la supervivencia en las praderas. Las tribus vieron cómo sus territorios eran ocupados por los blancos y fueron debilitándose a causa de las enfermedades, las matanzas de bisontes y las batallas.

naturaleza
Los indios profesaban un profundo respeto hacia la naturaleza. Creían que la armonía con la naturaleza era necesaria para evitar la muerte y el dolor. La tierra, e! aire, los seres vivos y el agua eran compartidos por todo el grupo y nadie podía poseerlos de forma individual.
El indio no podía entender a mentalidad del blanco, su deseo de propiedad de la tierra, su necesidad de acumular riquezas. De lo que sí eran conscientes los indios era de que esta conducta codiciosa tendría como consecuencia el exterminio de un modo de vida que ellos habían mantenido durante miles de años, una reflexión basada en el respeto a las tradiciones y dotada de sentido en cuanto a la supervivencia del grupo.


Alce Negro
Alce Negro, el sioux que con solo trece años presenció la batalla en la que los sioux aniquilaron a las tropas americanas expone en esta plegaria a visión que tuvo cuando era niño y cómo marca los pasos de su vida:
Ancestro, Gran Espíritu, mírame de nuevo, a mí que estoy en  la tierra e inclínate para oír mi débil voz. Tú viviste primero eres anterior a todos las necesidades, más antiguo que la legaría. Todos las cosas te pertenecen, bípedos, cuadrúpedos , lo que tiene alas y lo que es verde y está vivo.
Tú has puesto en orden el mundo para que los poderes de los cuatro puntos de la tierna se crucen unos con otros. Tú me has hecho cruzar el buen camino y el camino dificultades y donde se entrecruzan, lugar sagrada.

ritual
Día tras días, dio por siempre, eres la vida de todo. ¡Escucha! Inclínate  para oír mi débil voz. En el centro el circulo sagrado, oh! Gran Espíritu, Ancestro, tengo que decir que el árbol  nunca floreció que el árbol se marchitó. De nuevo, recuerdo la gran visión que me diste. Quizá alguna pequeña raíz del árbol todavía esté viva, entonces nútrela para que pueda echar hojas y florecer y llenarse de aves cantoras. Escúchame para que la gente pueda una vez más encontrar el buen camino y el árbol protector (...). Los Seis Ancestros han colocado muchos seres en este mundo y todos deben ser felices. Todos los seres pequeños han sido enviados por alguna razón, y en ellos debe perdurar la felicidad y el poder de hacer felices a otros, porque este era el deseo de los Abuelos del Mundo."

Este animal sagrado era el bison o bufalo,

búfalo

El bisonte americano (Bison bison), también denominado erróneamente búfalo, y —palabra en desuso— cíbolo, es una especie de gran mamífero artiodáctilo de la familia de los bóvidos (Bovidae). Solía habitar en las planicies del norte de México, los Estados Unidos y Canadá en grandes manadas, abarcando desde el Gran Lago del Esclavo hasta México y desde el este de Oregón hasta los Montes Apalaches. En referencia a esta especie, el término "búfalo," que data de 1635, tiene más historia que el concepto "bisonte," registrado en 1774.
Se ha reintroducido al bisonte americano en las planicies del norte de México, esperando una pronta recuperación de la especie donde solía pastar en siglos anteriores.

animal sagrado
Hasta el siglo XVII, el bisonte americano rondó holgada y abundantemente los territorios del norte del continente norteamericano. El llamado coloquialmente búfalo, era venerado por muchas de las tribus nativas de Norteamérica. En algunas naciones indígenas, la caza de este animal era acompañada de un gran respeto, admiración por sus cualidades y agradecimiento por todos los beneficios que aportaba. Se dice que al momento de la muerte del bisonte, el cazador amerindio se acercaba a inhalar su último aliento como forma de absorber espiritualmente sus virtudes. Fue conocido como "Dador de vida", pues todo de este ser era utilizado. Los usos incluían alimentación, abrigo, indumentaria religiosa, combustible (se secaban las deyecciones al sol) y materiales de construcción.


Mujer Búfalo
El bisonte albino o búfalo blanco es una deidad aún presente en el siglo XXI; por ejemplo, entre la gente sioux y lakota, los líderes espirituales están atentos para excluírlo de la cacería, pues es un ser respetado, venerado y admirado de acuerdo con la leyenda de "Mujer Búfalo", de Dakota.
A la llegada de los españoles a América, era tal la cantidad de bisontes o cíbolos que los conquistadores encontraron en las grandes praderas norteamericanas, que llamaron a la extensa región limitada por las Montañas Rocosas al Oeste, y los montes Apalaches al Este, «Llanos de Cíbola», y fue a esa región a la que se dirigió Francisco Vázquez de Coronado en busca de las míticas Siete Ciudades de Cíbola.
leyenda de "Mujer Búfalo",
Dos jóvenes cazadores Sioux subieron a lo alto de una colina para ver el horizonte y distinguieron, a lo lejos, lo que parecia ser un ternero de búfalo blanco que se acercaba hacia ellos.
Al final resultó ser una joven muy bella que vestía un traje de ante blanco y que lucia una pluma de águila en su largo pelo.
 
Uno de los jóvenes confesó su deseo de capturarla y poseerla, pero el otro le advirtió que aquella joven podía ser una mujer de origen sagrado.

La joven había oído al primero de los cazadores y le pidió que se aproximara a ella. Así lo hizo éste, y de repente una gran nube negra rodeó su cuerpo durante unos minutos. Al desvanecerse la nube apareció el cuerpo sin vida del joven. Su compañero cayó de rodillas y empezó a implorar. La mujer le indicó que regresara a ese mismo lugar con todo su pueblo cuatro días después porque les haría entrega de un objeto sagrado.
El joven cazador explicó lo sucedido a su pueblo y nadie se opuso a las indicaciones de aquella joven. Al cuarto día, adoptando la forma de un ternero de búfalo blanco, descendió de los cielos sobre una nube. Una vez en tierra, se convirtió en aquella bellísima joven y se acercó al pueblo reunido para hacerles entrega de la Pipa Sagrada de la Paz por la que podrían oír la voz del gran espíritu.
A este objeto sagrado los Lakota le llaman Mujer Ternero de Búfalo Blanco
La pipa sagrada de la paz o Calumet


Calumets  
Calumets  era usado por lo nativos como pipas ceremoniales de América a menudo se han dado el nombre equivocado, "pipa de la paz". Su empleo era costumbre en las reuniones del consejo tribal y en las ceremonias de hermanamiento, símbolo de un lazo de amistad entre diferentes personas, basado en una adopción figurativa, una confraternización en paz entre pueblos e individuos. La ceremonia se iniciaba, en la mayor parte de los casos, con la actuación del anfitrión, quien lanzaba bocanadas de humo hacia el cielo, a los cuatro vientos y, por último, a la tierra, invocando así tanto al mundo divino como al humano, para dejar que luego la pipa circulara entre sus congéneres.
El acto de fumar, pues, como nexo de unión entre lo humano y lo divino, una forma superior de diálogo. En otras ocasiones, la carga simbólica del hecho de fumar el calumet se enfocaba, de modo más exclusivo, hacia la divinidad, como medio de relación directa entre el chamán y los espíritus que gobiernan el mundo supraterrenal, solicitando a los dioses, por ejemplo, lluvias y tiempo propicio que asegurase las cosechas y, con ellas, el buen porvenir de la tribu.


objeto de culto
La pipa era, por tanto, objeto de culto y de máxima consideración y cuidado. Y no sólo eso: su elegante y esmerada ornamentación las convertían en piezas de gran belleza como el hueso o las cornamentas de cérvidos utilizados en su elaboración. Se dan, incluso, interesantes combinaciones rituales y, en cierto sentido, paradojas simbólicas, de hacha de guerra y pipa de paz, realizadas en metal, con mango o caña cilíndrica en madera profusamente decorada.

matanza de los siouxes

Todo esto hace cambiar la visión que se tienen sobre los nativos americanos, ya que se lo tratan como salvaje y en verdad no los eran, el hombre blanco era el que gracias al expansionismo y el descubrimiento del oro, entre 1872 y 1874 miles de blancos invadieron las tierras indias. En la primavera de 1875 ya había 3.000 mineros junto con 20.000 indios, y se creó el Territorio de Dakota, para legalizar la emigración masiva. El 20 de septiembre una comisión intentó comprar a los indios Paha Sapa, ofreciendo 400.000 $/año por la concesión minera o 6 millones de dólares en 15 años (sólo una mina producía 500 millones $/año) pero tan sólo fue Sinte Galeshka y no aceptó. Entonces se decidió tomar estos terrenos por la fuerza, y los siouxes recibieron un ultimátum: los indios tendrán hasta el 31 de enero de 1876 para integrarse en las reservas (aquel año se creó en Minnesota la reserva Flandreau Santee.

búfalos fueron exterminados

 El 8 de febrero de 1876, además, Crook y Terry con Sheridan organizaron una ofensiva a gran escala e iniciaran una nueva guerra, que duro dos años, con el resultado que los indios  sioux, son puestos en reservas, a la vez que se prohibía el uso de armas de fuego excepto empleados del intendente de la reserva que nombraba la BIA. Además, entre 1872 y 1876 los búfalos fueron exterminados. En 1883 se prohibió el uso tanto de las lenguas nativas como de las prácticas religiosas bajo pena de prisión y restricción de alimentos.


Con todo este resultado, los salvajes e incultos son los hombres blanco que con el afana de tierras y dinero diezmaron a estos indios nativos intentando acabar con estas culturas,








Fuente:


Enciclopedia del Estudiante (La Nación) Tomo 17 Religiones y Cultura


No hay comentarios:

Publicar un comentario