sábado, 12 de febrero de 2011

Lucy, el fósil mas famoso del mundo,




Lucy, el fósil mas famoso del mundo,
Lucy




the beatles
Corría el año 1974,  y se hizo uno de los descubrimientos mas grande de la ciencia, un increíblemente bien conservado fósil de una hembra de una especie de homínido desconocida en aquel entonces, el equipo dirigido por el investigador Donald Johanson sabía que debía ponerle un nombre. Esa misma noche, el grupo de científicos se encontraba celebrando el hallazgo en las inmediaciones del yacimiento en Hadar, Etiopía. Escuchaban 'Lucy in the sky with diamonds' de The Beatles cuando no tuvieron dudas de que tenían que bautizar aquel fósil como 'Lucy', el que aún es el fósil más completo de la especie 'Australopithecus afarensis'.




Lucy (AL 288-1)
Lucy (AL 288-1) es el esqueleto de un homínido perteneciente a la especie Australopithecus afarensis, de 3,2 millones de años de antigüedad, descubierto por el estadounidense Donald Johanson el 24 de noviembre de 1974 a 150 Km. de Adís Abeba, Etiopía.
Se trata del esqueleto de una hembra de alrededor de 1 metro de altura, de aproximadamente 27 Kg. de peso (en vida), de unos 20 años de edad (las muelas del juicio estaban recién salidas) y que al parecer tuvo hijos, aunque no se sabe cuántos.
craneo

Dotada de un cráneo minúsculo, comparable al de un chimpancé, Lucy andaba sobre sus miembros posteriores, signo formal de una evolución hacia la hominización. La capacidad bípeda de Lucy puede deducirse de la forma de su pelvis, así como también de la articulación de la rodilla.
Hasta 1977, la comunidad científica no tomó en consideración el hallazgo de Johanson y su equipo del International Afar Research Expedition. La revista Science aceptó publicar el descubrimiento de un homínido que desde entonces se llamó Australopithecus afarensis.
Australopithecus afarensis es un homínido extinto de la subtribu Hominina que vivió entre los 3,9 y 3 millones de años antes del presente. Era de contextura delgada y grácil, y se cree que habitó sólo en África del este (Etiopía, Tanzania y Kenia). La mayoría de la comunidad científica acepta que puede ser uno de los ancestros del género Homo
Australopithecus

A. afarensis es, como todo Australopithecus, un primate bípedo erguido, pero diferente a nosotros en varios aspectos:
Capacidad craneal bastante menor: 375 a 550 cm3. Esto significa también un cerebro del tamaño del de un chimpancé y cercano a la tercera parte del humano actual promedio.
Australopithecus afarensis era un homínido con frecuente actividad arbórea, ya sea recolectando frutos, cuidando  a sus crías, etc.
Su pecho no era en forma de barril, como el nuestro, sino que se estrechaba agudamente hacia arriba (forma de campana).
El dimorfismo sexual (diferencia física entre machos y hembras de una misma especie) era muy marcado, siendo los machos mucho más corpulentos que las hembras.
Como se ha dicho, el cráneo relativamente pequeño, con un volumen parecido al de los antropomorfos actuales, aunque en comparación con el tamaño del cuerpo era relativamente grande. Además, su cara era bastante grande y se proyectaba delante del cráneo, debido al tamaño de los dientes (prognatismo).
dentadura

A diferencia de los antropomorfos, los caninos de A. afarensis son reducidos aunque se proyectan ligeramente delante del diente adyacente. Los incisivos son grandes (asociados al régimen frugívoro). Los molares y premolares son de tamaño sustancial, con superficies planas.
De su boca también se concluye que el paladar es muy similar al del hombre actual porque aunque grande, forma una curva que no es parabólica, ni de lados paralelos, como en los grandes simios.
La forma de la pelvis es importante ya que de ella se han realizado estudios necesarios para determinar el caminar bípedo erguido de los Australopithecus; es de su pequeño tamaño en comparación a los antropomorfos y presenta un canal de parto, en la hembra, más pequeño que el actual y con una notoria forma de riñón. Las hembras de la especie no necesitaban tener un gran canal de parto, debido al pequeño tamaño del cráneo de las crías.



etiopia
La datación de una capa de material volcánico en el emplazamiento por el método de potasio-argón, dio una edad inicial de 3 millones de años con un margen de error de 200.000 años. Sin embargo, el material presentaba ciertas impurezas, haciendo la datación no muy precisa. Mediante la aplicación de otros métodos, incluyendo bioestratigrafía y paleomagnetismo, entre otros, se corrigió la datación a una edad de 3,2 millones de años. En el mismo sitio, un año después, se hallaron restos pertenecientes a un mínimo de seis individuos, dos de ellos de niños de unos cinco años, pero el esqueleto más completo fue el de Lucy, de quien se encontraron un total de 52 huesos. Actualmente los restos de Lucy están guardados en una caja fuerte en Addis Abeba capital de Etiopía.
Desde entonces, la comunidad científica no ha podido cerrar el debate sobre si aquel homínido de hace cerca de 3,2 millones de años era bípedo estricto o si aún pasaba buena parte de su vida en las ramas de los árboles. Ahora, el debate ha llegado a su fin. 


Donald Johanson
El mismo investigador -Donald Johanson- ha resuelto el dilema en el mismo yacimiento en el que 'Lucy' saltó a la luz pública, en el conocido como localidad 333 de Hadar o la cuna de la primera familia. El hallazgo -publicado hoy en la revista 'Science'- de un hueso fósil del pie de un 'Australopithecus afarensis' certifica que esta especie ya caminaba de forma bípeda, como los humanos modernos, algo que muchos científicos sospechaban, pero nadie había podido demostrar.
"El hueso fue encontrado durate una excavación de rutina en el yacimiento de Hadar, concretamente en un lugar llamado localidad 333, que ha generado ya más de 260 especímenes de 'Australopithecus afarensis' desde los años 70", William Kimbel, coautor del trabajo y profesor de Historia Natural en el Instituto de los Orígenes Humanos de la Universidad del Estado de Arizona (EEUU), institución fundada por Johanson.
el cuarto metatarso

La nueva pieza clave del puzzle de la evolución de los homínidos es un pequeño hueso -el cuarto metatarso- del pie izquierdo de un individuo de la especie, pero contiene la curvatura propia de los pies, tanto de los primeros homínidos bípedos conocidos, como del 'Homo sapiens'.
Hasta ahora, un amplio sector de los expertos en evolución humana consideraba que esta especie de hace más de tres millones de años basaba parte de su ecología en el desplazamiento de árbol a árbol. Pero las sospechas no eran infundadas. Algunos aspectos del esqueleto locomotor de 'A. afarensis' recuerdan más a los simios que a los humanos.
Una de las adaptaciones evolutivas clave para la forma bípeda de caminar de los humanos es el desarrollo de arcos permanentes en los pies. Esto permite la absorción de impactos durante la locomoción y aporta la flexibilidad necesaria para caminar o correr a diferentes velocidades. "Sabemos desde hace años que la especie de Lucy era bípeda y poseía una postura vertical", asegura Kimbel

Eudald Carbonell
Pero faltaban las pruebas que demostrasen sus sospechas, algo muy difícil debido a la escasez de huesos de los pies de homínidos en el registro fósil. "Este nuevo descubrimiento se añade a la evidencia de un patrón semejante al humano en la estructura y función del pie de 'A. afarensis', lo que implica una más o menos completa adaptación al bipedismo terrestre", explica Kimbel.
Eudald Carbonell, director del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social y codirector del Proyecto Atapuerca, asegura que era obvio que la anatomía de la especie apuntaba hacia una locomoción bípeda, "pero faltaban las pruebas definitivas". Un pequeño hueso fósil, el cuarto metatarso del pie izquierdo de un A. afarensis ha resultado ser la pistola humeante necesaria para resolver el rompecabezas.
evoluciòn

«En todo caso, las incitas de Laetoli ya indicaban que estos individuos vivían en una sabana abierta», dice Carbonell. «La nueva investigación refuerza esta idea».
Además, los autores del descubrimiento creen que el trabajo hará más sólido el árbol evolutivo que une a los humanos modernos con sus parientes primitivos. "El descubrimiento ayuda a cimentar una conexión filogenética entre 'Australopithecus afarensis' y las especies de homínidos modernas. Hasta ahora, la primera evidencia de esta estructura databa de hace 1,8 millones de años en los fósiles de 'Homo erectus' en Eurasia", explica William Kimbel.

 Sin embargo, su colega Eudald Carbonell opina que el hallazgo no modificará el árbol filogenético actual y que sólo viene a demostrar y reafirmar una idea que ya rondaba en la comunidad investigadora, pero que estaba pendiente de una prueba definitiva.
En cualquier caso, lo que sí se ha alterado en la literatura científica es la edad de aparición del bipedismo en la historia evolutiva de los homínidos, aunque su propio descubridor le resta mérito. "Los fósiles de huesos del pie son muy raros en el registro fósil, así que no es demasiado sorprendente que la aparición de estas estructuras similares a las humanas se haya retrasado con este hallazgo", asegura Kimbel.
La forma de caminar determina la ecología de esta especie. Carol Ward, coautora del trabajo, está convencida de que el bipedismo, combinado con unas fuertes mandíbulas, permitieron a 'Lucy' y a sus parientes abandonar las copas de los árboles y colonizar áreas abiertas con distinto tipo de alimentos.

Zeresenay Alemseged
Junto con Lucy se encontró, otros fósiles, El esqueleto extraordinariamente bien conservado pertenece a la especie Astrolopithecus afarensis, al igual que la célebre "Lucy" encontrada en 1974.
"Se trata del esqueleto más antiguo y más completo de un niño jamás hallado en la historia de la paleontología", dijo el doctor Zeresenay Alemseged, del Instituto Max Plank.
Las características de los restos indican que el Astrolopithecus afarensis caminó erguido y tenía los brazos similares a las extremidades superiores de los gorilas.

Los especialistas recuperaron el cráneo, la dentadura casi completa, el torso y partes importantes de las extremida
El hallazgo se realizó en el yacimiento de Dikika, en la misma región etíope de Afar, donde fue encontrada Lucy.

la hija de Lucy
Aunque el fósil ha sido bautizado como "la hija de Lucy", la niña australopiteco es 200.000 años más antigua que su "madre".
"El fósil de Dikika revelará muchos secretos sobre los australopitecos y otros homínidos primitivos", dijo Alemseged.
El experto calificó a "la pequeña Lucy" como uno de los ejemplos más representativos de la evolución de los homínidos al pasar de la vida en los árboles al suelo.
"Afarensis es una excelente especie de transición, explicó Alemseged.
"Esta especie -dijo- tiene una mezcla de características tanto humanas como de los grandes monos que la colocan en un posición clave en la historia de la evolución".
Los detalles del hallazgo aparecen publicados en el último número de la revista especializada Nature.

pieza clave
Lucy es definitivamente el fósil más famoso: es el esqueleto más completo de un ancestro humano que se ha encontrado. Por desgracia, sus pies están desaparecidos, y durante años, los paleontólogos han debatido sobre si el Australopithecus afarensis caminaba como los monos o se mueven como los seres humanos en lugar de hoy: la transición de una vida parcialmente colgando de los árboles en una vida completamente terrestre es de hecho un hito la evolución humana.

La idea clave es el arco de la palanca del pie, lo que da un paso de propulsión y puede absorber los choques al caminar.
Recientemente, en Hadar en Etiopía, uno de los lugares más ricos de restos humanos, el fósil fue encontrado completo del cuarto hueso metatarsiano del Australopithecus afarensis.
Charles Darwin

Un análisis de este hueso se descubrió que Lucy tenía los pies planos: el metatarsiano se dobla de modo que cuando un extremo del pie se apoyaba en el suelo el otro se suscitó alrededor de 8 grados para el resto del pie. En consecuencia Lucy podría utilizar el pie como una palanca, levantar el talón y la empuja con la parte delantera en el suelo, al igual que lo hacemos ahora, y así podía caminar largas distancias sin dificultad, que sin embargo no sería posible con un pie plano.

La investigación se publica hoy en Science,  con esta publicación  Charles Darwin estaria contento por este descubrimiento,

julian lenon y jhon lenon
Lo mas curioso de todo, es que cuando los Beatles compusieron la canción, no pensaron en que su tema , le iba a dar el nombre a uno de los fosiles mas famosos de la historia, lucy
La Lucy de la canción hace referencia a Lucy O'Donnell, nacida en Weybridge en 1963 (el mismo año que el hijo de John), que se sentaba al lado de Julián en la Heath House School. Julian y ella se han encontrado en alguna ocasión en los últimos años y Lucy aparece de vez en cuando en algún programa por el aniversario del Sgt. Pepper's.

Lucy, O`Donnel
 También aparece en el libro "A Hard Days Write". Lucy vivió en Surbiton, Surrey; y dirigía una agencia de cuidadoras de niños que necesitan atención especial, hasta que cayó enferma de Psoriasis artropática y lupus hace unos años. Murió el 22 de septiembre de 2009, a los 46 años..







lsd
Aunque los Beatles dijeron que no nombraron la canción por las siglas LSD, la canción fue ideada y grabada en una época en la que experimentaban frecuentemente con LSD y creaban mucha música bajo su influencia.
"Lucy" es también el nombre callejero para la LSD, aunque el término fue inspirado por el título de la canción y no al revés.


Todo esto es un dato curioso que alimentas mas a la historia de Lucy, el fosil mas famoso del mundo,
como se vería Lucy

lucy

















Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada